Autoridades
 
 
 
Principal
Ir a  la   
Historia de la Facultad
 

La Facultad

Los antecedentes de la enseñanza del derecho en Tucumán se remontan a 1875, cuando el gobierno provincial de aquel entonces fundó una Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas, para que sirviera de base para la futura Universidad. La experiencia no tuvo una larga vida y la Casa de Estudios se cerró en 1882.

En 1914 volvió la actividad académica, a partir de la creación de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). La enseñanza jurídica tendría que aguardar aun varios años, hasta 1938, en que Alfredo Coviello presentó al Consejo Superior de la UNT al proyecto de creación de las facultades de Derecho y de Bioquímica.

Nuestra actual Casa de Estudios, la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, fue fundada el 26 de marzo de 1938, creándose las carreras de Abogacía, Escribanía y Procuración. La ceremonia se realizó en la Biblioteca Alberdi, adonde asistió el entonces rector de la UNT, doctor Julio Prebisch.

El primer Consejo Directivo de la casa se eligió el 31 de marzo de 1940, quedando integrado por los doctores Juan F. Moreno Rojas, Rafael García Zavalía, Carlos M. Santillán, José Ignacio Aráoz, Benjamín Aybar, Román Area, Gino Arias y Miguel Angel González, por los profesores; y Carlos D. Santillán y Hugo Darío Maciel por los estudiantes. Este cuerpo eligió al primer decano, que fue el doctor José Ignacio Aráoz.

La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán, satisface actualmente una de las demandas de estudios superiores más altas del Noroeste, lo que se evidencia cada año en una de las matrículas más importantes del país. A esto se suma el ser la única Facultad de Derecho de las Universidades estatales del noroeste argentino.

   

La infraestructura

Hasta su instalación definitiva en nuestra actual sede, la Facultad ocupó en sus comienzos dos locales. El primero de ellos fue la Escuela y Liceo Vocacional Sarmiento, que había albergado a la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas.

Pero pronto se tornó inadecuado para facilitar el movimiento del nuevo instituto, particularmente por el destino específico que tenía y por la intensa actividad docente que allí se realizaba.
Fue así que, tras una paciente búsqueda, se logró alquilar una casa en la calle Las Heras 1.049 (hoy San Martín), adonde rápidamente se trasladó.

Como la Facultad adquiría cada año una mayor expansión y el viejo local ya no respondía a las necesidades de funcionamiento, el 23 de marzo de 1958 el Consejo Directivo de la Facultad dispuso la compra de la antigua mansión de la calle 25 de Mayo 471/459, lugar al que se trasladó en forma conjunta con la Facultad de Ciencias Económicas.

Posteriormente, esta última unidad académica se mudó a las instalaciones especialmente construídas en la ex Quinta Agronómica, hoy Centro Ing. Roberto Herrera.

Así, se incorporaron todas las dependencias del solar de la calle 25 de Mayo a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, que instaló allí sus secciones administrativas, alumnos, biblioteca, aulas y oficinas para los distintos Institutos.