Orientación de nuestra Facultad

13/10/19, 07:10 Adela Seguí - Facultad de Derecho y Ciencias Sociales - UNT

-¿Cuál es el nivel de inscriptos para la carrera de Derecho este año? ¿Bajó o se mantuvo respecto al año pasado?

-Hoy tenemos 2.100 inscriptos en el primer año de la carrera de Derecho, y significa un aumento respecto al año pasado, cuando hubo 1.932 ingresantes. En relación a años anteriores, entre 2015 y 2017, la demanda de estudiantes se mantuvo con un promedio de 1.800 inscriptos, mientras que los picos históricos se dieron en los años ´90, con un nivel entre 3.000 y 4.000 inscriptos. 

-¿Considera que hay menos demanda de la carrera de Derecho, teniendo en cuenta los picos históricos?

- Con 2.100 ingresantes y alrededor de 14.000 estudiantes estables en Derecho, tenemos cifras muy altas. En relación a otras carreras de la UNT, nuestra Facultad sigue concentrando la mayor demanda de estudiantes. Hay que tener en cuenta la multiplicidad de otras carreras que se abrieron en los últimos diez años. 

-¿Cuáles son los desafíos que enfrentan los nuevos estudiantes de Derecho?

-En el inicio el curso de nivelación para ingresantes, anuncié el nuevo plan de estudios denominado “Plan 2018”. Se llama así para honrar los 100 años de Reforma Universitaria y los 80 años de la Facultad de Derecho de la UNT. El nuevo plan de estudios actualiza la enseñanza del derecho de una manera transcendente. El derecho venía enseñándose a partir de fines del siglo XIX sobre la base de las divisiones por materia contenidas en los Códigos y a su vez con una predominancia en la enseñanza memorística del texto de la ley. Es decir, lo que se transmitía a los estudiantes era fundamentalmente la ley y  la opinión de tres o cuatro voces autorizadas de la doctrina, se enseñaba muy poca jurisprudencia. La enseñanza del derecho ha sido siempre eminentemente teórica y la práctica se introducía en los planes de estudio sólo al final del cursado de la carrera.

-¿Qué es lo que cambió?

- Se introduce enseñanza práctica a través de un eje de formación de competencias que atraviesa todo el cursado a partir del primer año. Nos preguntamos qué competencias, desde instrumentales hasta sustanciales, necesitan los profesionales del Derecho. En el primer año, por ejemplo, para desarrollar la capacidad de saber escribir se introdujo la materia “Escritura e Interpretación Jurídica Básica”. Estoy al frente de esa materia, porque me he propuesto que los alumnos, desde que ingresan a esta facultad, tengan contacto con la realidad social y empiecen a formarse en las competencias que luego van a necesitar para ejercer la profesión. También hemos dado preeminencia a la formación en derechos humanos y en género, de tal manera que no quede en letra muerta sino que se priorice en la realidad.

-¿Cuál es el perfil que hoy necesita un abogado?

-Nos tenemos que garantizar como institución formar abogados para una democracia constitucional. Esto significa transmitirles a los alumnos que se forman para ser pilares de una democracia. Desde el primer año se les enseña contenidos fundamentales: la primacía de la Constitución y los Tratados de Derechos Humanos, para qué está el Estado y cómo se constituye; qué función tiene el Poder Judicial como límite al poder; qué son los derechos humanos  y el género. 

- Se puso énfasis en la práctica 

- Fue muy importante el gran aporte que hicieron los graduados que se incorporaron masivamente a esta gestión. Desde su mirada, con una gran demanda de formación práctica, fue fundamental para replantear el plan de estudios.

Hemos advertido que hay una cultura institucional que de alguna medida ha devaluado la formación práctica, nosotros la queremos jerarquizar. Para que un estudiante reciba formación práctica apropiada hace falta que los docentes sepan mucho, preparar mucho las clases y dedicarle mucho tiempo. 

-¿Eso está sucediendo?

-Muchos profesores de manera individual enseñan en sus clases a través de métodos de casos o análisis de jurisprudencia, hay cátedras que hacen tareas de extensión con la comunidad, pero no es una práctica sistemática en la facultad ni especialmente valorada. El nuevo plan apunta a desarrollar las competencias para que un abogado sepa escribir, argumentar, investigar un caso, y tenga las destrezas necesarias para el ejercicio profesional en Tribunales, en una ONG, en un barrio, en una empresa o en el mismo  Estado.

-¿Qué pasos se darán en ese sentido?

-Se trabaja en la firma de un convenio con el Poder Judicial para realizar prácticas en el Centro de Mediación. Otra modalidad de práctica sería  la Clínica jurídica de interés público en la que los estudiantes experimentarán durante un año el análisis de casos de alto impacto social, como por ejemplo los casos ambientales. La idea es que desde este espacio se impulsen peticiones a los poderes públicos.  También se implementará Intervención en el Territorio en áreas vulnerables para que los alumnos  detecten necesidades jurídicas insatisfechas.

-Usted pudo visitar diversas facultades de Derecho en Europa y EE.UU. ¿Qué diferencias o similitudes hay con respecto a Tucumán?

-Con Europa no hay casi diferencias, porque el derecho nuestro es heredero en gran medida del derecho continental europeo. Pero hay una gran distancia con la enseñanza del derecho en EE.UU. En 2017 integré un grupo de nueve decanos que visitamos las escuelas de Derecho más importantes de Nueva York, Washington y Carolina del Norte. Cuando le preguntábamos cuándo se introduce la formación práctica, quedaban atónitos. Allí me di cuenta que ellos introducen esa formación desde el primer día, casi no existe esta división que nosotros hacemos entre la teoría y la práctica. Es otro paradigma de enseñanza del derecho.   

Edificio 25 de Mayo 471 (Casa Remis)

y Edificio 25 de Mayo 456

4300153 - 4220951 - 4220934 - 4212400 - 4215122 - 4221165 - 4215075 - 4220950

Edificio Quinta Agronómica

Avenida Néstor Kirchner 1890

4365528

Edificio Muñecas 438

4219975 - 4223766

Edificio Práctica Tribunalicia - Las Heras 440 

4557273

Desarrollado por GHL Iniciar Sesión